Seleccionar página

La Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-El Derecho Humano fue fundada en base a tres principales características: en primer lugar en base a la mixticidad; un segundo aspecto se caracteriza por ser una Orden con un camino iniciático progresivo y continuo; y, como última caractedddsrística, su Internacionalismo.

Para esta primera contribución a este espacio de reflexión, pondremos como ejemplo una de nuestras Logias, de nombre Llum i Verdad, que como una de sus señas de identidad ha escogido el Internacionalismo, como no podía ser de otra manera. Y es qusse esta Logia está ubicada en pleno corazón de Barcelona, capital de Catalunya, por lo que además está trabajando en una ciudad que es una imasssd, portante encrucijada europea, ciudad abierta al mar Mediterráneo, en la que el internacionalismo no es sólo una evidencia, sino que también forma parte de su ADN. Esta Logia es muy joven, ya que se constituyó el pasado 14 de abril de 2018, en un primer momento por miembros de la Federación Española de El Derecho Humano, con la contribución de una Hna.·. de la Federación brasileña, a los que más tarde, se unieron miembros de las federaciones francesa, belga y británica. Puesto que forma parte de la Federación Española, el ritual se desarrolla íntegramente en la lengua cervantina, pero tanto el francés, el inglés como el catalán son lenguas de uso y práctica habitual por parte de diferentes miembros de este Taller.

¿A qué se debe esta voluntad de internacionalidad desde el mismo momento de la fundación de esta Logia? Pues nuestro Congreso Internacional, que cada 5 años, reúne en París a los representantes de la Orden venidos de todo el planeta, y es el escaparate idóneo para Le Droit Humain, puesto que permite mostrar, a pesar de la globalización que nos afecta, las preocupaciones que comparten todos los Hermanos y las Hermanas alrededor del mundo, pero también permite mostrar las grandes diferencias existentes y la pluralidad de los puntos de vista.

Poner en práctica, de manera real, el Internacionalismo de nuestra Orden es una manera de comprender mucho mejor al otro, comprender dónde se encuentra y qué siente, aprender maneras de vivir diferentes y también convivir con formas de pensar diferentes, compartir y comprender los problemas que cada uno de nosotros puede tener o puede encontrar en sus zonas geográficas. No olvidemos que en nuestra Constitución Internacional, el artículo 1 especifica que “…La Orden quiere que cada ser humano llegue, sobre toda la Tierra, a beneficiarse de manera equitativa, de la justicia social dentro de una Humanidad organizada en sociedades libres y fraternales”.

Por ello, y antes de encontrar las maneras para poder llevar a cabo los objetivos de la Orden, tenemos que aprender a entendernos, a comprendernos y a apreciarnos. Nuestro método de trabajo también debe enseñarnos a ser libres, es decir, a pensar por nosotros mismos, sin miedo, sin presiones de ningún tipo o persona. También nos enseña que, a pesar de que seamos todos diferentes, somos y tenemos los mismos derechos y obligaciones, así pues nos enseña que todos somos Hermanos y Hermanas, sea el lugar que sea donde nos encontremos.

Los “modelos” que se han podido encontraren esta Logia en concreto, no tienen porqué ser válidos en otros lugares. Así pues, partiendo de esta premisa, se aprende a rehusar toda dominación no justificada, también a no tener un espíritu colonialista, sino todo los contrario, se aprende a escuchar y a compartir en la diferencia, que no hace más que enriquecernos y abrir nuestros puntos de vista.

Las experiencias de nuestros Hermanos y nuestras Hermanas, alrededor del mundo, bien sean éstas positivas, realistas, utópicas, e incluso erróneas, deben permitirnos el poder elaborar propuestas para encontrar las mejores soluciones para que nuestra sociedad sea más justa, más humana y más fraternal.

Así pues, de manera concreta, nuestra Orden invita a todos los Hermanos y las Hermanas a dialogar, y no solamente entre las logias de una misma federación, sino con logias que, a priori, tendrían muy pocas oportunidades de conocerse. Y la Logia Llum i Verdad, ya en el mismo momento de su fundación, ha iniciado con paso firme este proceso, acercándose y estableciendo relaciones con logias en las que sus miembros tienen ya costumbre de visitarse pero también con miembros de logias que también trabajan a la vez en otros países, estableciéndose sólidos lazos de amistad a la vez que se están llevando a cabo un buen número de iniciativas en común. Es de destacar en concreto que se ha acercado y establecido sólidos lazos de fraternidad con una Logia de la Federación Francesa, de nombre Courage et Veritée, desde el mismo día que se creó este Taller en Épinal, el pasado mes de octubre.

Retomaremos más adelante este tema del internacionalismo de nuestra Orden con el ejemplo que esta Logia nos proporciona.

Redacción Voces